Viendo publicaciones de la categoría Voz Crítica

Comentario a "La bobada global"

Leyendo su columna recordé a dos autores que dan luces para el entendimiento de estas situaciones, situaciones que podrían calificarse de absurdas, incomprensibles y hasta demenciales si se miran superficialmente, pero que pueden entenderse en tanto no se trata de tendencias aisladas del contexto social, sino por el contrario situaciones que se reproducen en muchos lugares del planeta y en grupos sociales muy distintos, en tanto concurran condiciones similares. Añado acá, algunas ideas sobre el extremo grado de destructividad que han mostrado estas “barras bravas” contra personas y bienes y que ha tenido gran impresión en la opinión pública por su carácter aparentemente “ciego e irracional”.


Dos cuestiones a mi juicio merecen un análisis más detenido y las planteo a manera de preguntas:

  1. ¿Cómo se construye la identidad de un individuo? ¿Quién la construye en la época de la sociedad globalizada?, ¿De qué manera lo hace?
  2. ¿Por qué asumen actitudes cada vez más destructivas (y autodestructivas) los sujetos actuales y especialmente los jóvenes de los sectores populares?

Con relación al primer interrogante, dice Estanislao Zuleta en “Tribulación y felicidad del pensamiento” (ensayo recogido en el libro “Sobre la idealización en la vida personal y colectiva” y otros ensayos, Procultura, Bogotá, 1985, página 41):


“La descomposición progresiva y acelerada de las formaciones colectivas tradicionales, como son la familia patriarcal, las culturas regionales diferenciadas por rasgos lingüísticos y costumbres características y, en general, la disolución de los grupos de origen que determinaban formas de identidad – independientemente de si el individuo se rebelara contra ellos o acentuara su pertenencia – es algo que ha terminado por crear una crisis colectiva de identidad. (Ahora...) los individuos se encuentran bajo la amenaza de una normalidad que es una despersonalización esquizoide, una normalidad en la cual, más que sujetos del discurso, son sujetos hablados, trasmisores de discursos anónimos y más que sujetos del deseo, son ejecutantes de demandas programadas y aspiraciones codificadas con sus respectivos signos. Una situación esquizoide crea siempre la tentación deprecipitarse en cualquier propuesta de identidad que se le ofrezca, una teoría, una formación colectiva, que como son adoptadas en un movimiento reactivo contra la pérdida de identidad, resultan tanto más tentadoras cuanto más paranoicamente garantizados contra toda crítica se presenten...”.


Esta sociedad, escalonada y violenta, jerárquica y competitiva, ha ofrecido de tiempo atrás unos criterios de identidad cerrados y estrechos donde el individuo renuncia a su propia identidad para aceptar la de un grupo, dogmático y rígido, al estilo de las iglesias y grupos religiosos, los grupos empresariales, los partidos políticos, los grupos fanáticos, o ideales supremacistas del tipo masculino, nacional o “racial”. En estos ambientes se hace imposible la expresión del propio pensamiento y la conducta humana se reduce al problema de los efectos, es decir no una conducta propia y espontánea, sino de una conducta calculada y canalizada. El individuo empeña su libertad a la seguridad de un pensamiento ya establecido, un líder que encarna todas las “verdades”, un patrón de conducta aceptado y uniforme. Se forma así la llamada personalidad autoritaria, la base social de todos los fascismos.

Pero, a la par con esto, es más, como reacción a éste dogmatismo que ofrece una seguridad incuestionable, se ha generado otro criterio que es su opuesto, una especie de pensamiento difuso, que concilia y empareja todas las diferencias, “abierto sin resistencia a todas las ideas, las costumbres y las modas que entran en circulación”(E. Z. Obra citada). Cualquier criterio de identidad puede llegar ahora y actuará en nuestra conciencia como “piedras lanzadas contra huevos”, pues los individuos ya no tienen desde donde resistir: ninguna identidad definida, ninguna historia asumida, ninguna convicción por la cual vivir y morir. Nuestros mayores podían hacer un duelo por la pérdida de esta identidad (“porque se volvió ciudad, murió mi pueblo pequeño”, L.C. González), no así nuestra juventud que acoge como propia cualquier basura, cualquier veneno, el veneno de la globalización consumista por ejemplo, que no es ninguna “bobada” sino una cosa muy seria, la marea detergente que lo inunda todo y que viene arrasando con el planeta y todo lo que lleva encima. Aquí la despersonalización es absoluta, nada a que aferrarse, el “todo vale” posmodernista.


Estas dos tendencias contrapuestas explican por igual en estos suburbios, por un lado la proliferación de sectas religiosas de garaje y la adhesión sin principios a la más baladí de las causas... hacerse matar por el Real Madrid.


Con respecto a la segunda pregunta, comenta Erich Fromm en “El miedo a la libertad” (página 222 de la edición popular de Paidos, Buenos Aires, Argentina):

“La vida posee un dinamismo íntimo que le es peculiar; tiende a extenderse, a expresarse, a ser vivida. Parece que si esta tendencia se ve frustrada, la energía encauzada hacia la vida sufre un proceso de descomposición y se muda en una fuerza dirigida hacia la destrucción. En otras palabras: el impulso de vida y el de destrucción no son factores mutuamente independientes, sino que son inversamente proporcionales. Cuanto más el impulso vital se ve frustrado, tanto más fuerte resulta el que se dirige a la destrucción; cuanto más plenamente se realiza la vida, tanto menor es la fuerza de la destructividad. Ésta es el producto de la vida no vivida. Aquellos individuos y condiciones sociales que conducen a la represión de la plenitud de la vida, producen también aquella pasión destructiva que constituye, por decirlo así, el depósito del cual se nutren las tendencias hostiles especiales contra uno mismo o los otros”.


Todavía estamos en el positivismo más simple en tanto pretendemos “explicar” esta violencia por la simple referencia a lo sucedido, por terrible que sea la descripción de los hechos. Pretender que el hecho se explica por sí mismo (que es el enfoque de nuestro periodismo, pero más grave aún, de nuestros sociólogos), es dar por sentado que los valores establecidos se justifican por sí mismos. No es así; hay que preguntarse qué valores ataca o cuestiona esta violencia aparentemente “ciega”... ¿la propiedad?, ¿la supuesta “libertad”?, ¿la olvidada “fraternidad”?. De ahí la importancia del planteamiento de Fromm... de una sociedad que no ofrece nada a su juventud, sobre todo a la juventud más pobre, ni propiedad, ni libertad, ni fraternidad (sino todo lo contrario), ¿por qué asombrarse de que esto suceda?

Columna referenciada: http://www.latarde.com/opinion/columnistas/111863-la-bobada-global

Imagen tomada de youtube.com: https://i.ytimg.com/vi/0KrrkIR3fH8/maxresdefault.jpg

Facebook y la manipulación de la opinión

En el año 2014 salió a la luz una noticia de un experimento1 que Facebook llevó a cabo sobre un subconjunto de cerca de 700.000 de sus usuarios. El experimento consistió en manipular el estado de ánimo de estos usuarios mostrándoles determinado tipo de contenido considerado "feliz" respecto a la media, mientras que a otros se les mostró contenido de tipo "triste". El experimento mostró que los usuarios que recibían contenido "feliz" tenían mayor probabilidad de publicar contenido feliz, y viceversa.

El estudio causó controversia hace dos años, al no ser considerado ético por muchos. Es de resaltar que, de acuerdo a los términos y condiciones de Facebook, el estudio es totalmente legal ya que se aclara que los datos de las personas pueden ser usados para "análisis de datos, pruebas e investigaciones."2 El experimento concluyó que es posible influenciar el sentimiento (opinión) de sus usuarios a través de las publicaciones que ven en sus muros.

Creo que el hecho merece, primero, algo de contexto. No es nuevo el que Facebook sea una plataforma que recolecta datos de una manera que se puede calificar como agresiva, siendo rivalizada únicamente por otras enormes compañías de internet como Google. La recolección de datos es, hasta cierto punto, una necesidad para el funcionamiento de la plataforma, o, ¿cómo podría Facebook mostrarme contenido de mis amigos si no a través de la información que yo le doy de quiénes son mis amigos?, o, ¿cómo más podría Facebook funcionar si no es a través de la recolección consentida (aunque inconsciente la mayoría de las veces) de los datos de sus usuarios?. Siendo además una plataforma gratuita de una empresa con ánimo de lucro, su forma de financiación es la publicidad para lo cual usa la enorme cantidad de datos que poseen de la gente para ofrecer anuncios a la medida3. Esto quiere decir que, por lo general, la publicidad que Facebook muestra es contextual, y depende de la información que el portal tiene de sus usuarios.

Ahora, ¿qué tipo de información recolecta Facebook?. De acuerdo a su página sobre privacidad,4 el portal recolecta la información de lo que un usuario hace, y que provee, así como la información que otros usuarios proveen de mi, por las redes y conexiones que se establecen en la red social. Igualmente, facebook recoge información de los dispositivos desde los que un usuario realiza conexiones, como computadoras, tabletas y celulares. Facebook también recolecta información que otros sitios web le entregan a través de sus botones de "Me gusta", "Compartir", y a través de otras aplicaciones. Pero, también recoge información de la navegación de sus usuarios, por el solo hecho de tener una sesión abierta (e incluso, es posible el rastreo sin una sesión).5

Luego de este contexto, pasemos a la primera crítica que tiene un portal de esta naturaleza. El contenido que un usuario ve (su muro) no es un contenido neutral ni aleatorio, por así decirlo, sino que es elegido por los algoritmos de facebook en función de lo que cree que al usuario le puede interesar. Es decir, facebook muestra una visión parcial de la realidad, moldeada por lo que cree que a un usuario le gusta y lo que no.6 Es así como Facebook muestra poco de lo que a un usuario no le gusta y mucho de lo que a un usuario le gusta. Para muchos, Facebook es una ventana importante hacia el mundo, y ya vemos que ese mundo es solo una pequeña muestra parcial de lo que es la realidad.

Esto no puede más que evidenciar el gran poder que han acumulado las grandes empresas de internet, y Facebook en particular que es nuestro objeto actual de análisis. Si una buena parte de la población del mundo –1.650 millones de usuarios--7 miran el mundo a través de Facebook, este tiene la capacidad de influir enormemente y de manera masiva sobre dicha población. No puede ser más que un resultado natural el que, eventualmente, comenzaran a experimentar con la manipulación de la opinión (y del sentimiento) de las masas virtuales que han acumulado, partiendo de distintos análisis como el análisis de sentimiento8 que ya hace mucho realizan.

Y, de acuerdo a los resultados del experimento, es totalmente plausible manipular la opinión de sus usuarios. Naturalmente, dicho poder se encamina a la publicidad; a lograr que la gente consuma un tipo de marca o de producto, no por necesidad sino por influencia. "VENDERÍAMOS TODO CUANTO USTED NECESITARA SI NO PREFIRIÉSEMOS QUE USTED NECESITASE LO QUE TENEMOS PARA VENDERLE", escribía Saramago en su novela La Caverna, refiriéndose a la publicidad que El Centro (comercial) utilizaba. En este caso, las vitrinas y estanterías son virtuales, pero el eslogan es el mismo, mostrando que uno de los objetivos de este sistema es que el consumo se encuentre determinado casi que unilateralmente por la capacidad productiva.

Claro está que no solamente al consumo se encamina ese poder. También, la gran acumulación de datos ha servido a la dominación y al control, como bien lo han demostrado figuras como Edward Snowden y Julian Assange con sus denuncias, que los han puesto en la mira de Estados Unidos. El primero de estos en particular, conocido por denunciar el espionaje masivo de Estados Unidos a casi que todo aquel que se conecte de alguna forma a internet.

Ya para terminar, hay dos cosas que quiero mencionar. La primera de ellas es que, aunque este comentario se centra en un suceso relacionado con Facebook, la acumulación de grandes volúmenes de información no es, ni de cerca, una cosa exclusiva de dicha compañía. Google es el otro gigante tecnológico que rivaliza y que se encuentra en un porcentaje muy importante de los celulares del mundo a través de su sistema operativo Android y recolectando datos a través de dichos dispositivos. El Big Data es una de las tendencias más sonadas en los últimos años9 (y más recientemente el internet de las cosas10), y todas las empresas que acumulan alguna cantidad de datos quieren analizar el comportamiento de sus usuarios para utilizarlo de alguna manera.

En segundo lugar, se hacen ciertas las palabras de Richard Stallman, actual presidente de la fundación del software libre y quizá una de las personas más visionarias en el mundo de las ciencias de la computación. Quién desde ya casi tres décadas denuncia los peligros que la computación puede representar para la privacidad y para las libertades de las personas.11

¿Qué alternativas hay?. La Fundación del Software Libre aboga por la descentralización de la tecnología. Que cada individuo, que cada organización, que cada nación se haga cargo y participe activamente de su propia computación. Existen tecnologías como la federación que permitiría que distintos sistemas de cómputo cooperaran de manera colectiva pero descentralizada. Sin embargo, y a pesar de que hay esfuerzos en este frente, para que este tipo de tecnología se convierta en la forma principal de desarrollar los servicios de internet, hace falta una sociedad con un nivel de apropiación social de la ciencia y la tecnología muy alto, llegando, al punto de socialización de la ciencia y la tecnología que es contradictorio con la actual sociedad.

Notas al pie:

3

Es el mismo modelo de Google, quien recoge información de términos de búsqueda, correo electrónico, celulares inteligentes, y en general, toda su gama de servicios.

6

Todo esto se cimenta sobre la base de la inteligencia artificial y la enorme capacidad que tiene hoy en día: http://cienciaconelpueblo.org/blog/los-avances-de-la-inteligencia-artificial-alphago/

9

Desde hace cerca de 10 años que se escuchó la primera mención de dicho término. Hoy en día es una realidad, y todas las empresas se preguntan qué hacer con la información de sus usuarios/clientes.

10

Concepto que se refiere a la interconexioń digital de objetos cotidianos a internet. Neveras, relojes, hogares, la ropa, etc. Una tendencia que no puede más que agudizar el problema de la privacidad. https://es.wikipedia.org/wiki/Internet_de_las_cosas

11

Para una selección de sus artículos ver: http://www.gnu.org/philosophy/philosophy.es.html

Sobre el acceso libre al conocimiento científico

Hace algunas semanas conocí una página llamada SciHub, la cual afirma querer "remover todas las barreras en el camino de la ciencia".1 Para dicho cometido, la página permite el acceso a una enorme cantidad de artículos científicos2 que, de otra manera, no podrían accederse a precios muy elevados.

La página es una iniciativa de una mujer llamada Alexandra Elbakyan, quien ha sido llamada por algunos la "Robin Hood de la Ciencia"3. La comparación no es gratuita, teniendo en cuenta que hasta universidades como Harvard y Cornell afirman no tener para pagar los altos precios de subscripción para el acceso a revistas y artículos científicos.4 , 5 Al emprender dicha iniciativa, Elbakyan se ha vuelto blanco de casas editoriales como Elsevier, alegando violaciones al derecho de autor y esperan cerrar el portal que permite el acceso gratuito al conocimiento científico a todo el mundo. En palabras de Elbakyan <<Si Elservier logra cerrar nuestro proyecto o forzar a que vayamos a la red oscura, demostrará una idea importante: que el público no tiene el derecho al conocimiento.>>6 Alexandra Elbakyan se encuentra en alguna parte de Rusia, y está, hasta cierto punto, protegida por el hecho de que no hay acuerdos entre dicho país y Estados Unidos.

Vale la pena analizar varias cosas sobre la acción de Elbakyan. En primer lugar, su iniciativa demuestra que no existen barreras técnicas para facilitar el acceso a cualquier artículo a través de un portal unificado y simple. Para esto, la página se apoya en un proyecto llamado LibGen (Library Genesis) el cual es un motor de búsqueda y repositorio que permite el libre acceso a artículos científicos y libros. Scihub.io busca primero los artículos allí y si no los encuentra los descarga directamente de páginas de editoriales usando credenciales (usuario y contraseña) que académicos entregan al portal de manera anónima para facilitar su funcionamiento. Al descargar un artículo, la plataforma lo sube a LibGen y no necesita continuar dependiendo de dichas credenciales. Vaya forma ingeniosa de resolver un problema con la que ha dado esta mujer.

¿Por qué un académico o un investigador entregaría las credenciales de acceso?. Porque muchos intelectuales no están de acuerdo con la forma en que la ciencia funciona en este sistema y lo hacen como un acto de rebeldía.

La acción de Elbakyan se enmarca dentro de un movimiento más amplio conocido como Acceso Abierto (Open Access). El movimiento de acceso abierto forma parte de un movimiento más amplio conocido como el movimiento de Cultura Libre y busca que todo el material educativo, académico y científico de cualquier tipo sea de acceso inmediato a cualquier persona sin necesidad de registro, suscripción o pago.7 El movimiento de acceso abierto tiene dos vertientes. Una de ellas es legal, es decir, usa las mismas leyes del derecho de autor para otorgar libertades, en lugar de restringirlas. La vertiente de Elbakyan es una vertiente más radical y, dentro del marco del derecho de autor es ilegal. Tanto así que el sitio se define a si mismo como pirata, aunque yo comparto la crítica que hace Richard Stallman a ese término. ¿Es comparable el hecho de compartir una canción, o una película al hecho de saquear barcos?. Al contrario, compartir con alguien que lo necesita debería ser considerado una buena acción.8

Elbakyan ha sido criticada por algunos moderados del movimiento de Acceso Abierto considerando que no se justifica violar la ley en ningún caso. Sin embargo, ella argumenta que eso es pan de cada día en el mundo de la investigación, especialmente para universidades de países del tercer mundo que no pueden costear las costosas suscripciones. Es un hecho que se presenta mucho el que un investigador solicite determinados artículos en foros a personas que tengan acceso gracias a su universidad. ¿Que pasa cuando la ley es injusta?. Muchos movimientos han sido considerados ilegales por el hecho de reclamar cosas que en su momento no se reflejaban en la legislación y, sin embargo, hoy se consideran justas.

Respecto al movimiento de acceso abierto y de cultura libre en general, es necesario realizar una crítica. ¿Es el acceso una condición suficiente para la apropiación y socialización del conocimiento?. A mi parecer, es una condición necesaria y muy importante al apuntar hacia el concepto de propiedad privada, pero dista mucho de ser suficiente. ¿Qué pasa cuando los artículos descargados se encuentran en idiomas que no se manejan?. ¿Qué pasa cuando una persona no tiene el conocimiento suficiente para comprender un artículo por falencias educativas?. ¿Qué pasa cuando ni siquiera se sabe leer, o cuando no se reconoce la importancia de la educación para comprender el mundo?. Nada de esto es solucionado por el mero acceso.

Notas al pie:

1

La idea es interesante, pero es más correcto afirmar que lucha solo contra una de las barreras de la ciencia.

2

En el momento, afirman poseer en su biblioteca de libre acceso, más de 47 millones de artículos. Cantidad que crece día a día.

5

Harvard ha hecho un llamado a sus investigadores y a otras universidades a publicar bajo la filosofía de acceso abierto (Open Access).

Los avances de la inteligencia artificial (AlphaGo)

Durante el pasado fin de semana, fue noticia en el mundo de la tecnología la derrota que sufrió el campeón de Go Lee Se-dol, a "manos" de AlphaGo, una inteligencia artificial creada por Google. Go es un juego de mesa muy popular en Asia.

Esto sucede casi 20 años después de que otra inteligencia artificial, DeepBlue de IBM, derrotara a Kary Kasparov, quien en su momento era campeón del mundo en ajedrez.

El lapso de casi dos décadas no extraña, ya que Go es un juego con muchísimas más posibilidades que el ajedrez, por lo que esta victoria representa un enorme triunfo para las ciencias de la computación.

Varias cosas deben aclararse para comprender la magnitud del triunfo. Primero que todo, cabe señalar que, ni en el caso del ajedrez, y mucho menos para el Go, las inteligencias artificiales que derrotaron al humano experto se encuentran en la capacidad de prever todas las posibilidades de un juego. Sencillamente, son demasiadas. Para el caso de Go, una partida se desarrolla en un tablero de 19x19, por tanto, tan solo la primera jugada tiene 361 posibilidades, mientras que el ajedrez solo tiene 20 posibilidades para la primera jugada.1 Calcular las posibilidades no es para nada trivial, pero una estimación –para nada exacta– calcula 10^700 combinaciones posibles.2

De entre las muchas jugadas realizadas por la inteligencia artificial de Google, varias han sido descritas como "impresionantes" y "creativas".3 Surge la pregunta, ¿es AlphaGo creativa?. Difícilmente lo sea en el sentido amplio de la palabra, pero, tal parece que para el contexto limitado del Go, si lo es, y lo es tanto, o más que un ser humano experto en el campo.

¿Sorprende que una máquina pueda ser descrita como creativa?. Para nada. En cuanto a lo que respecta a la vida, y a sus características, como la creatividad y la inteligencia, es muy poco lo que sabemos. Nuestra especie conoce solo un tipo de vida particular, y tenemos una tendencia a ligar características como la inteligencia y la consciencia a esa forma particular biológica de vida, y nos cuesta trabajo reconocer que estas se pueden dar de formas muy distintas. Hoy en día, con los enormes avances que se han realizado en el campo de la inteligencia artificial, se puede decir que las máquinas avanzan con mucha celeridad en campos que antes únicamente el ser humano dominaba.

¿Por qué sorprende cuando una máquina derrota a un humano en un juego complejo como el Go, pero no sorprende cuando hace cálculo avanzado mejor que nosotros?. ¿Por qué el cálculo si puede ser realizado por una máquina, pero la creatividad, la consciencia, los sentimientos y el amor no puedan ser replicados por un ser artificial en el futuro –próximo o lejano–?.

Hasta un experto como Rodolfo Llinás afirma que no es posible el hablar, el pensar, el sentir y la percepción sobre sí mismo para un ser computacional.4 A mi parecer, su error está en ligar de una manera inseparable el acto de sentir, de ser creativo con la estructura física del cerebro y, por tanto, pensar que solo replicando de una forma mucho más aproximada un cerebro, se lograrán replicar dichas características. Tal parece que la realidad va mostrando poco a poco, en la medida en que la inteligencia artificial avanza, que esta condición no es necesaria, y que de formas muy distintas (digitales en contraposición a análogas) se puede lograr inteligencia y creatividad.

De cualquier modo, es mucho lo que falta aún por avanzar en este campo. Las técnicas de IA son cada vez más complejas y "profundas" en su aprendizaje. Tanto así, que aunque el ser humanos entiende la manera en que aprende, muchas veces le es imposible comprender "qué" entendió la máquina, más allá de una serie de números o de datos que para nosotros no tiene coherencia. Los mismos algoritmos usados para programar AlphaGo han sido utilizados en muchos otros campos.5 Resulta interesante ver cómo dichos programas ven cuando son aplicados al procesamiento de imágenes.6

A manera de conclusión, no nos debe sorprender que las inteligencias artificiales logren triunfos cada vez mayores en campos que en el pasado considerábamos exclusivamente humanos, en la medida que nuestra comprensión del cerebro humano avance, pero también en la medida en que las técnicas de IA lo hagan.

Noticia de referencia: http://www.elespectador.com/tecnologia/inteligencia-artificial-puede-redefinir-el-futuro-de-co-articulo-621178

Notas al pie:

5

Esto evidencia que dichos algoritmos no están altamente especializados en jugar Go.

6

Recordemos que el ser humano ve principalmente con el cerebro. Las imágenes de este enlace indican cómo representan una imagen los algoritmos de deeplearning http://googleresearch.blogspot.com.co/2015/06/inceptionism-going-deeper-into-neural.html

LA CIENCIA EN LA HISTORIA Y SU IMPACTO EN LA SOCIEDAD.

Lo que distingue a la historia humana de la historia del resto de la naturaleza, incluyendo la de los animales y las plantas, es que el hombre ha aprendido a producir y reproducir sus propios medios de existencia. Al actuar sobre la naturaleza, el hombre modifica el mundo natural y el propio mundo humano. Por medio del trabajo, con la ayuda de la ciencia y la técnica, se sostiene y profundiza la existencia material de la sociedad. Sin el trabajo y sin la ciencia, sería imposible el florecimiento del espíritu humano, el arte, la educación y la cultura.

No obstante, en sus orígenes, el saber científico no tenía el impacto que tiene en la época moderna. Los grandes adelantos tecnológicos de etapas anteriores, fueron más producto del ingenio de gente sencilla y no patrimonio de científicos o altos centros del pensamiento y la técnica. El fuego, la agricultura, el pastoreo, la rueda, la fundición de los metales, el arco y la flecha, el barco y la vela, fueron todos desarrollos que se dieron al margen de centros especializados del conocimiento y asimismo se difundieron.

Posteriormente, dichos saberes fueron formalizados en las distintas disciplinas científicas y en las academias y universidades, estableciendo una división del trabajo entre los que piensan y los que hacen, los que trabajan con su cabeza y los que trabajan con sus manos. Esta división, si bien necesaria en un comienzo, impide ahora a inmensas mayorías acceder al conocimiento científico, así como tomar control de sus beneficios.

El desarrollo de la ciencia no ha sido uniforme, ha tenido febriles períodos de auge, largos períodos de estancamiento, e incluso, algunos de retroceso. Se dice que más del 90% de los científicos de todas las épocas están vivos en la actualidad, lo cual dice mucho del crecimiento exponencial de la industria científica en nuestras sociedades.

Durante el renacimiento y los siglos subsiguientes, la ciencia se volcó al estudio de las cosas particulares, olvidándose de la visión abarcadora de la antigüedad, volviéndose concreta y analítica. El científico moderno reunificó la ciencia y la técnica. Por lo menos desde Galileo, la ciencia ha venido enfocándose hacia el experimento, a actuar sobre el mundo para controlarlo y darle utilidad. El impacto sobre la sociedad fue directo e inmediato, alterando la estructura toda de la sociedad humana.

Hoy nuestra civilización no podría sostenerse sin el apoyo de la ciencia y la técnica y lo será aún más en el futuro. La aldea global se ha hecho realidad con la revolución de los transportes, la informática y las telecomunicaciones. El estudio del genoma ha puesto de presente la unidad orgánica de toda la vida terrestre, de modo que hoy sabemos que no hay “razas” humanas y que todos provenimos de un antecesor común que vivió en África unos seis millones de años atrás.

La ciencia ha sido una fuerza civilizadora, una fuerza propulsora del desarrollo liberando a la humanidad de las garras de la superstición y la escasez. La ciencia sirve para crear nuevos objetos, nuevas ideas, nuevas tecnologías y nuevas formas sociales. Hoy en día la ciencia es una fuerza directa de producción. No podemos seguir considerando la ciencia, la investigación, el trabajo y la vida social como cosas separadas.

No obstante, tenemos que estar alertas frente a la tendencia a convertir la ciencia en un factor de dominación. La ciencia misma puede ser utilizada para concentrar el poder económico, ejercer dominación política y controlar a las personas. Hoy, la devaluación del mundo de los hombres, está en proporción directa con el creciente valor del mundo de las cosas. Y la ciencia parece estar contribuyendo a profundizar este fenómeno.

La ciencia es vital para la supervivencia de la especie, al tiempo que una amenaza de continuar realizándose y utilizándose como se hace. No es la racionalidad científica la que regula la economía y la política: es la racionalidad económica y política la que regula la ciencia y la somete. La sociedad actual nos han suministrado algunas cosas magnificas, pero al mismo tiempo, nos han enseñado muy malas maneras de utilizarlas. El uso del petróleo y sus derivados -con sus secuelas de calentamiento global y desastres ambientales- es una clara muestra de ello.

Estas reflexiones apuntan a entender que el ejercicio de la ciencia no está separado del entorno social y estructura de poder determinados. Y que dicho entorno social puede favorecer u obstaculizar el quehacer de los científicos y mejorar o estropear la sociedad humana. Los científicos tienen que reflexionar sobre esto y ojalá asumir una postura.